domingo, 28 de noviembre de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La muerte de la ilusion de Pablo Barattini Vidal

Con un rosario de penas

más grande que el firmamento

pasó por la Luna Negra

como alma que lleva el viento.

¿De qué huyes?,

preguntó la estrella.

Ella cayó y su silencio

corrió por todo el mundo

triste...como un lamento.

Fue una flor sin jardín.

un jazmín,

un pensamiento.

Sus sueños se los cortaron

ahogaron sus sentimientos.

En su mirada no hay vida,

ella va muerta por dentro.

¿Quién pudo matar la ilusión,

sin sentir remordimiento?

0 comentarios:

Publicar un comentario