martes, 25 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Hipocresia

Cómo saber quien es en realidad al
mirarle a los ojos,
si sus ojos disimulan muy bien
lo que su corazón esconde...

Cómo no confiar en ella,
si aparenta ser la criatura mas dulce y bella
que en la faz de este mundo
jamás hombre cualquiera haya contemplado...

Amplia la sonrisa, tierna la mirada,
voz tan suave como la brisa
de una playa encantada;
corres, jugueteas, tus ojos
en los míos se posan
y hallo en ellos un desconcierto,
mitad puñal, mitad rosa...

Medito en ello y me dices te quiero;
simplemente te miro y vas
acercándote a mí lentamente...

Oh hipocresía, aunque tengas cara
de ángel y sonrisa de niña
sé que estás mintiendo,
puedo sentirlo...

Para Naya que se que me lee :)

En una palabra quisiera decir que te quiero,
y sigo buscando esa palabra,
que encierre amistad, cariño y respeto,
que es todo lo que por tí yo siento.

En una palabra quisiera que escucharas
todo lo que mi corazón tiene que decirte,
porque aprender a hablar no ha podido
y sé que lo conoces, es tu mejor amigo.

En una palabra quisiera demostrarte
que estoy aquí incondicionalmente,
mi amistad hacia tí siempre estará vigente
para apoyarte, escucharte y quererte.

En una palabra quisiera decir que te quiero,
pero no encuentro esa palabra,
y ahora creo que no sería suficiente
para expresarte todo lo que deseo.

Transformaré entonces esos deseos,
los convertiré en hechos que declaren
que tu amistad para mí mucho vale
y no podrán ser silenciados.

En una palabra no puedo decir que te quiero,
talvez en una sola frase pueda
pero aún en silencio mi corazón te lo expresa
y guarda por tí todo este afecto.
jueves, 20 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La señora

Asomaban sus ojos verdes jugando con el abanico. Como en un sortilegio sensual lo desplazaba felinamente hacia sus senos. A él le pareció una imagen irreal, escapada de otros dimensiones no terrenales. Así la conoció y la bautizó como “ la señora del abanico plateado”, mientras el tren corría enloquecido en medio de las colinas.
Se pegaba a las ventanillas el movimiento del quieto paisaje . Los rieles retumbaban más en cada durmiente. Una llovizna pertinaz comenzó a cubrirlo todo y el abanico seguía jugando con la mirada encendida y distante . Mas incógnitas se despertaban en él.
Sentada junto a la ventana,no había notado que alguien la observaba insistentemente.
La próxima estación estaba después del túnel largo. No debería bajar allí y temía que ella lo hiciese. Del otro vagón llegaban las notas de un acordeón y el corazón de él sintió una brisa inesperada porque al fin , unieron brevemente su mirada . Fue sólo un instante. Breve como el segundo, grandioso como el cielo y ruborizante como un atardecer de sol y nubes.
¿Esa tarde de junio sería inolvidable? ¿O el comienzo de algo nuevo en la vida de él?
Ya se veían las luces de la boca del túnel largo ,eran luces que lastimaban sus miedos , sus temores y en medio de ellos, lo decidió: si ella bajaba en la próxima estación ,él también lo haría..
La volvió a mirar, esta vez de reojo , ella seguía con su abanico plateado haciéndolo danzar frente a su rostro.
Y llegó la estación después del túnel .Ella descendió deslizándose como una bella gacela.Él no dudó, aunque debería viajar unos kilometros más en el tren, bajó detrás de ella.
El pueblo estaba lleno de silencios, un carruaje señorial la esperaba.Subió y se alejó por un camino bordeados de abetos . Llegaría hasta el castillo, que hundía entre las nubes su parte más alta. Las cascadas retumbaban hasta allí, donde comenzaba del sendero que él estaba dispuesto a caminar para llegar a ella.
Avanzaba y el camino se hacía cada vez más angosto.Los hielos se licuaban y caían al fondo
de un barranco profundo .Se respiraba una región melancólica . Sólo las flores blancas de una enredadera que descendían de la ladera le inspiró seguridad , mientras se fue acercando al castillo .
Pero de pronto un tronar de caballo retumbó, un grito estridente como aguardando a la muerte estalló haciando eco en todas partes . Como una amazona derrotada avanzaba ella.
Las cascadas se secaban, los árboles caían, las rocas se quebraban, el cielo ahora era un negro velo y enceguecía el resplandor de los ojos de un vampiro persiguiendo a la señora del abanico. Enloquecido ,corrió en busca de ella, pero ella ya era una vampiresa y hundió sus dientes en el cuello de él.

Eres tu

Quisiera ser un ángel
Y en tus ojos deslumbrar
Ser tan solo una luz que brilla
Y poder en tu cielo estar.
Llegar hasta el firmamento
Hacer realidad lo que siento
Sentir tus palabras en mi alma
Y tocar tu sentimiento.
Llenar de dicha el amor,
Ese amor que solo entre nosotros nació,
Cuando tus ojos me miraron
Y tus brazos me estrecharon.
Eres tú el amor de mis sueños,
Eres tú el sabor de mi pasión,
Eres tú el latido de mi vida,
Eres tú mi único amor.
Eres tú el suspiro de mi vida
Eres tú mi única ilusión,
Eres tú el sentimiento que siento
Eres tú el dueño de mi amor.
miércoles, 19 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Para Morella que siempre esta a mi lado

Si tienes secretos que quieres contar,
podemos hablar durante todo un día.
Si tus sueños se vienen abajo por alguna razón,
yo te haré recordar donde perteneces.
Si necesitas una fuerza para apoyarte…
puedes sostener mi mano por un momento.
Si tu mundo comienza a caerse,
yo me quedaré hasta que sonrías.
Cuando necesites un poco de espacio…
aquí está mi corazón, ¡puedes tomarlo!
Si alguien rompe tu corazón…
juntos lo volveremos a armar.
Cuando te sientas cansada o vacía por dentro…
yo te mostraré que no estás sola.
Si te pierdes allá afuera…
yo te iré a buscar y te traeré de vuelta a casa,
e iré contigo a cualquier lado
cuando necesites estar lejos.
Cuando nada parezca estar yendo bien
y necesites una amiga… ¡Ahí estaré!
Pues una amiga es alguien que conoce la canción en tu corazón…
y puede cantarla cuando a ti ya se te ha olvidado la letra.

Mi mariposa

La vida es

una mariposa de abril,

que revolotea feliz en mi jardín.

Fugazmente miro sus colores brillantes al sol.

La vida es una mariposa en mi jardín ;

ahora está aquí,

más tarde en otro rosal.

Cuantos quisieran atrapar esta mariposa

y aprisionarla con alfileres

para tenerla cerca,

para tenerla siempre.

Yo me conformo simplemente,

en contemplar

como viene y va.

Algún día se irá

y no retornará.

Ese día ya no será abril;

ya no habrá jardín que cuidar.
martes, 18 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Te odio

Siento un rencor tan grande por ti,
Y es impotencia, es frustración contenida,
De pensar que no me amas y resignar la pregunta,
De suponer que no sientes nada ni aun curiosidad insana,
Siento esta bronca crecer en mi pecho infinitamente,
Esta desesperación de buscarte, este deseo de encontrarte,
Esta necesidad de tu cuerpo, de tus palabras, de sentirte,
Esta necesidad de tocarte, de verte, de presentirte,
Esta necesidad incurable de sentir tu calor cerca mío,
Aun que me lastimes, aun que me ignores, aun que me odies,
Y un temor mayor y absoluto de que te quedes nuevamente,
Y me desgarra por dentro la idea de ya no volver a verte,
Tengo en mi vida tan pocas cosas que siento realmente importantes,
Jamas comprenderé por que necesito amor de esta manera,
Esta manera que es enfermiza, que es desastrosa,
Por que necesito al amor como un todo, como el aire,
Y el amor me desangra, me deja vacía, me aleja y me deja indefensa,
Siento que esta noche se alarga y no estas,
Y ya el hecho de que no estas se hace costumbre,
Una costumbre de pensarte, de odiarte por el simple hecho de que no estas,
Y siempre que no estas siento este rencor tan grande, y esta frustración,
No logro dejar de preguntarme dónde estarás,
No logro dejar de preguntarme con quien estarás,
No logro dejar de preguntarme en que pensaras,
Ahh será una nueva noche sin lograr conciliar el sueño,
Y es siempre tu infinita culpa…

Esa enfermedad

Palabra dura y amarga

que hiela la sangre,

que afecta el alma...

Palabra que enmudece

que acalla,

que brota lágrimas,

que rompe ilusiones,

que desalienta y desgana.

Palabra que suena corta,

pero que corta sin lástima,

que hace estragos en el cuerpo;

en el cuerpo y el alma.

Palabra que da miedo

pronunciarla...

que provoca dolor,

que enmudece al cantor

y lo calla...

Palabra que provoca terror

y que mata...
domingo, 16 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Para Emma (Betyboop)

Me gusta nuestra amistad,
Mi vista y la tuya juntas,
Me gusta que cuando lloras
Buscas en mi alegría.

Me gusta contar contigo
Cuando siento que todo se me termina,
Me gusta lo que me dices
Para que vuelva a mí la sonrisa.

Me gusta acercarme a ti,
Cuando descubro en ti la amargura
De un llanto recién vertido
O de un adiós que adivino.

Me gusta sentirte cerca
Y que me sientas tu amiga,
Me gusta ser para Ti
El consuelo y el refugio
Que en otras horas amargas
Lo has sido tú para mí.

Si me ves llorar

Años llorando en Silencio

He pasado la vida fingiendo

ser feliz cosa que no siento

esto me duele por dentro

no se ve lo que es,

pero lo puedo sentir

hizo parte de mi vida el MIEDO

trato de dejarte ir

pero me acostumbre tanto a ti

siento que no puedo

tengo temor de enfrentar mis miedos

me miro al espejo y no reconozco

a la persona que esta en su reflejo

solo quiero ser feliz

no fingiendo, llena de temores, fobias

nadie se da cuenta de mi enfermedad

solo la noche me ha visto llorar

YA VETE DE MI VIDA!!!

ME MATAS EN SILENCIO!!!

YA NO TE QUIERO!!!

llegastes a mi vida cuando sufria

y lo que era normal se ha convertido

en mi peor pesadilla

todos dicen que lo supere

pero no es lo mismo decirlo que vivirlo

AYUDAME POR FAVOR!!!

no dejes que me siga hundiendo en este dolor

LA DEPRESIóN

es una enfermedad fantasma

nadie la puede ver pero

se siente su presencia

una enfermedad que mata en silencio

se que no hablo verbalmente lo que siento

pero si te hablo con mis acciones

y comportamiento

solo tienes que prestame atención

acompañame a buscar ayuda

para empezar una nueva vida

y dejare de vivir una en silencio.
miércoles, 12 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Te deseo

Cuando me invade el deseo, pienso en ti, y me imagino lo que estaría haciéndote en ese momento... No tienes ni la más remota idea de todo lo que me imagino contigo y entonces el deseo crece más y mas en mi interior...

Mi saliva vestirá tu piel desnuda;

Mis manos dibujarán como un Da´Vinci tu cuerpo delineando paso a paso con la punta de mis dedos y mas tarde con mi húmeda lengua;

Mis caderas bailarán en su fiesta privada con las tuyas y un solo gemido brotará de tu garganta y de la mía... Y el deseo sigue creciendo, ahora tu piel como un abrigo cubrirá la mía y otra vez tu lengua será el cincel de mi tibio cuerpo y de nuevo llegaremos al jardín del deseo... Y esta vez nuestro gemido estremecerá a la tierra y despertará el instinto mas primitivo de los vecinos...

Así es mi deseo por ti;

No tienes ni la más remota idea de todo lo que pasa por mi mente cuando el deseo por ti, crece dentro de mi...
lunes, 3 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La amistad

La amistad es una planta que debemos cultivar
fertilizarla en cariño y con lágrimas regar
La amistad es una estrella que debemos alcanzar
no en cohetes de locura sino en naves de lealtad
La amistad es una rosa que se puede marchitar
por usar la indiferencia ó recibir y nunca dar
La amistad es gota de agua que se nos puede secar
sino le damos cuidados pronto se nos va a acabar
La amistad es joya rara muy difícil de encontrar
de un valor insospechado y dura como el metal
La amistad es cosa extraña, es un canto de verdad
tiene letra de franqueza y música celestial.
domingo, 2 de mayo de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Para ti, en el dia de la madre

Te fuiste de mi lado.
En silencio fue tu partida.
Mi corazón se ha desangrado
por tan súbita despedida.

Tu espíritu luchador

a la vida se aferraba.
Más Dios, desesperado,
a su lado te llamaba.

En ángel te has convertido.
Velando por nosotros estás.
Aguardando que se cumpla la cita
de reunirnos en la eternidad.

Sin embargo, me parece tan lejos…
Quisiera ahora poderte abrazar.

Te busco, te llamo. No te encuentro.
Dime… ¿Cómo me he de consolar?

Tu amor incalculable
mis faltas por alto pasó.
Porque el querer de una madre,
ese, no tiene comparación.

Sé que en el cielo habitas.
Al lado de Dios has de estar.
Aguardaré paciente el día

en que nos volvamos a encontrar.

Entonces será para siempre.
Nada ni nadie nos podrá separar.
No temeré cuando llegue mi momento
pues tu presencia me confortará.

Me esforzaré por ganar el cielo
para no perderte nunca más.
Mientras tanto, guía mis pasos.
Ilumina mi senda, enséñame el camino.

Que tu presencia me rodee siempre
hasta que se cumpla mi destino.