lunes, 19 de marzo de 2012 | By: Nerea Uzquiano

Felicidades Aita!


Es uno de estos días que no me gusta la televisión y que no soporto abrir el correo y ver la publicidad. Me molesta, por muchos años que han pasado.
Ya son casi doce años, y el 11 que no te puedo felicitar el día del padre ni regalarte nada (nunca olvidare que lo último fue una radio de esas pequeñas que te gustaban para escuchar los partidos). Aunque la verdad es que mataría por tenerte solo durante un minuto, preguntarte mil cosas, darte un beso (no recuerdo si alguna vez te di alguno) y que conocieras a Jaime.

No puede ser, pero si te puedo felicitar el día del padre. Porque si alguien se lo merece eres tú.
Porque tú trabajaste de sol a sol por sacar a todos tus hijos adelante. Tú te ibas a las 5 de la mañana y volvías a las diez de la noche para que nunca nos faltara nada. Tú fuiste quien jamás se fue de vacaciones, te conformabas con ir con todos nosotros a San Sebastian a la playa.

Muchas veces me he preguntado si fuiste feliz, si te arrepentiste alguna vez de tener tantos hijos… pero dentro de mí se que no. Porque aunque te fuiste muy pronto… recuerdo que el poco tiempo libre que tenias lo pasabas con nosotros. Nos llevabas al monte, a la isla, a donde fuera. Pero siempre con la ama y con todos los hijos a cuestas.

Supongo que como todo el mundo esperabas a la jubilación para poder disfrutar un poco… no pudo ser. Al mes de jubilarte te encontraron el cáncer. La vida a veces castiga a quien menos lo merece.

Así que, felicidades aita. Porque si alguien ha sido un ejemplo de padre… has sido tú. Porque me siento orgullosa de que hayas sido mi padre. La única pena que tengo es que te fuiste sin poder decírtelo.

Felicidades Aita. Te quiero

0 comentarios:

Publicar un comentario