viernes, 20 de abril de 2012 | By: Nerea Uzquiano
El error se evita pensando antes de cometerlo, pero cuando ya está hecho lo único que queda es aceptarlo y pagarlo toda la vida.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces los errores de unos terminan siendo la felicidad de otros.

Publicar un comentario