miércoles, 10 de octubre de 2012 | By: Nerea Uzquiano

Tres años sin ti


Mi bonita y querida madre
Hace tanto que no te veo,
Hace tanto que no estás con nosotros,
A pesar de todo yo aun te siento…
Esa alegría y carisma
Que me transmitiste en mi niñez,
Son cosas que aun recuerdo
Ahora en mi madurez
Como quisiera poder hablar
De lo que estoy pasando hoy en día,
Y recibir esos consejos,
Como antes los recibía…
Parece que te has ido de viaje…
Te cuento que vas a ser abuela
Tres años después de tu ida,
Ahora que tu ya no estas
La vida me ha enviado el mayor regalo,
Tu me has enviado el mayor regalo,
La felicidad que siento se empaña porque tu no estas
Porque tú no le vas a conocer.
Que fea manía la nuestra de irnos tan jóvenes.
A veces cuando lo pienso, aun me enfado contigo.
Te pedí que no te fueras
Que lucharas como llevabas tantos años haciéndolo
Yo se que tu podías hacerlo.
Pero creo que aunque me escuchaste, estabas cansada.
Cansada de tantos años de enfermedad y lucha.
Decidiste tirar la toalla
¡Qué injusto madre! Yo aun no estaba preparada.
No le vas a ver nacer, ni le podrás enseñar a caminar.
No podrás coger su mano en el camino de la vida.
Tres años madre y me haces tanta falta todavía…
Seré yo quien deba guiarle, con tu ayuda.
Le contare quienes fueron sus abuelos.
Lo que lucharon por sacar adelante a su familia
Le contare que fuiste una mujer fuerte
Un roble que nos sujeto en los peores momentos
Una rosa que seco nuestras lágrimas siempre que lo necesitamos.
Sé que tendrá tres ángeles cuidándole,
Sé que velarais por el desde donde estáis.
Allí donde estés ama, no hay un día que no te recuerde
Y tu nieto, aunque no te pueda conocer en persona,
te conocerá y querrá tanto como se que tu le vas a querer a el.

0 comentarios:

Publicar un comentario