domingo, 18 de noviembre de 2012 | By: Nerea Uzquiano

Ongi Etorri Gaxen

Hoy ha nacido Gaxen, la hija de mi mejor amiga Maider. Zorionak familia.


Hoy las flores tienen un color especial, los pájaros cantan más, el sol brilla con una nueva fuerza y esta noche las estrellas sonreirán por el nacimiento de Gaxen. Felicidades.

Os dejo la historia de Inesa de Gaxen, persona por la que Maider ha puesto ese nombre a su hija


Acusada de brujería tanto en la Vasconia continental como en la peninsular, pasó buena parte de su existencia huyendo de las autoridades francesas y españolas a comienzos del siglo XVII. Nació en la localidad bajonavarra de Bastida en 1566, aunque desde niña vivió en Hendaya. En 1609, cuando tenía 18 años, fue mandada detener por el magistrado Pierre de Lancre (comisionado del rey Enrique IV de Francia y autor del curioso libro 'Tableau de l'inconstance des Mauvais Anges et Démons, où il est amplement traicté des Sorciers et de la Sorcellerie' cuyo verdadero apellido era De Róstegui) en la tristemente famosa razia del inquisidor francés que mandó a la hoguera a más de 700 mujeres y niños, e incluso sacerdotes, entre los meses de Mayo y Noviembre de aquel fatídico año. Juzgada en Hendaya (por Tristán de Urtubia y Alzate) y en el parlamento de Burdeos (por su presidente, el barón d'Espagnac), fue torturada, quedando con secuelas físicas para el resto de sus días, y estuvo presa en Daques. Puesta en libertad por falta de pruebas, como otras muchas mujeres en su misma situación, Inesa cruzó el río Bidasoa y se refugió en Irún durante veinte años. Más tarde, se instaló en Fuenterrabía, en donde se casó con Pedro de Sanz, con quien tuvo una hija. En este puerto guipuzcoano pasó otros siete años. Denunciada por unos niños supuestamente embrujados por organizar aquelarres en el monte Jaizquibel junto a otras mujeres y acusada por la rumorología popular de provocar con sus maleficios el hundimiento de varios navíos en el puerto de Pasajes y de ahuyentar la pesca, la sospecha de brujería nuevamente recayó sobre ella el 6 de Mayo de 1611. Al contrario que otras presuntas brujas vasco-francesas (Mayora de Illarra, María de Echegaray, María de Oyarguren, María de Garro, Catalina de Bereasarra, etc.), Inesa de Gaxén rechazó estoicamente desde un principio todas las acusaciones, a pesar de padecer, al igual que sus compañeras, todo tipo de presiones y vejaciones. Los jueces de Fuenterrabía (los alcaldes ordinarios Sancho de Ubilla y Gabriel de Abadía y el arcipreste Gabriel de Avendaño) dejaron el caso en manos del Tribunal del Santo Oficio de Logroño el 13 de Junio de 1611. Absuelta junto a las demás acusadas del cargo de hechicería por el tribunal eclesiástico (presidido por el inquisidor Alonso de Salazar Frías), las autoridades de Fuenterrabía no acataron la resolución y fue nuevamente juzgada por brujería junto a otras seis mujeres. Las desterraron a Hendaya en una gabarra en Octubre de 1611 (una de ellas, María de Garro, regresó al año siguiente para reunirse con su marido y murió encarcelada), perdiéndose su rastro de aquí en adelante. Su historia es la de una mujer valiente y decidida que defiendió su lengua y sus orígenes, "la tierra donde se habla euskera".

0 comentarios:

Publicar un comentario