jueves, 8 de enero de 2015 | By: Nerea Uzquiano

Cuatro años de mi vida junto a ti

 No sera esta la carta mas hermosa que se ha escrito. No Leerás palabras que hagan enmudecer al mundo. No me disfrazarse de princesa. No te imaginare en un corcel blanco. No quiero un príncipe azul. No deseo vivir un cuento de hadas.
Quiero cerrar los ojos, recordar como has secado mis lágrimas cuando la vida me ha golpeado.
Quiero que me recuerdes como es una risa, ya que lo había olvidado.
Quiero vivir tu optimismo, ese que me has contagiado.
Quiero gritar en la calle, sin importarme los estirados que pasan mi lado.
Quiero que me recuerdes, que si me caigo me levanto.
Quiero que los te quiero, me sorprendan cuando no los espero.
Quiero convertir en broma, tu enfado cada mañana.
Quiero despertarte sonriendo, mientras veo tu ceño fruncido.
Y quiero que pase la vida, mientras me sujetas de la mano.
Me creí la persona mas perfecta, dentro de un mundo de imperfecciones y mi corazón se enamoro de la persona mas perfectamente imperfecta.
No eres el novio perfecto. Olvidas muchas de nuestras fechas importantes y jamás me regalas flores.
Pero si eres mi novio imperfectamente perfecto ¿Que importa que no me regales flores si se que quitarías sus espinas por mi?
¿Que importa tu mala cabeza para recordar fechas si cualquier día me haces ser especial para ti?
La gente dirá que no nos conocemos, por no saber nuestros colores preferidos o que comida nos gusta mas.
¿Que sabrá la gente? ¿Acaso saben cuantas veces hemos llorado abrazados?  ¿Acaso saben cuando necesitamos un  abrazo con solo mirarnos? No, eso lo sabemos nosotros.
Porque te siento desde que me levanto, hasta que me acuesto. Porque tu mirada me habla sin necesidad de palabras.
En ocasiones desearía tener un poderosa goma de borrar y poder quitar el pasado vivido sin ti.
Pero después es cuando mi corazón me detiene y me explica que no importan los años vividos sin ti, que tan solo debo pensar en la intensidad de los años que vivimos juntos. Los anteriores sólo fueron un borrador y un alto en el camino mientras esperábamos a estar preparados para nuestro encuentro.
Si ahora me preguntarás ¿Que haces? Solo obtendrías una respuesta. Pensando en ti. Porque tu estas en cada pensamiento, en cada palabra, en cada tecla que mis dedos han apretado. Tu rostro ha estado dibujado en la pantalla, mientras yo veía letras aparecer.
No, nuestra vida no es un cuento de hadas. Tu no eres un príncipe azul y yo no soy tu princesa encantada.
Nuestra vida son dos caminos que unidos van saltando los ojos obstáculos de la vida, con amistad, amor y pasión.
martes, 6 de enero de 2015 | By: Nerea Uzquiano