martes, 24 de febrero de 2009 | By: Nerea Uzquiano

100 Metros


Son las ocho de la mañana de un verano de los primeros años setenta. Jon, militante de ETA, corre desesperadamente por las calles de la Parte Vieja donostiarra, perseguido por la policía. A esas horas horas, un día cualquiera entre miles, la ciudad se despierta: oficinistas, amas de casa, vendedores de periódicos, camareros sirviendo el desayuno, todos viven su normalidad.
A través de su loca huída, Ion va recorriendo también a ritmo vertiginoso la propia historia de su vida. La escuela donde le quisieron hacer renunciar a palos a su identidad, la mirada severa y sin embargo serena de su padre, la llave, la puerta, la casa, la cama, el cuerpo de Madelene, su amor, el miedo a la muerte de su compañero herido. El cerco de perseguidores se ha cerrado y Ion ha terminado su carrera a los pies de un joven al que nunca a visto, al que nada le une. Nada, salvo una llave. Y quizás un recuerdo común.

0 comentarios:

Publicar un comentario