domingo, 22 de febrero de 2009 | By: Nerea Uzquiano

LA REVOLUCION PROLETARIA Y EL RENEGADO KAUTSKY


El folleto de Kautsky La dictadura del proletariado, aparecido hace poco en Viena (Wien, 1918, Ignaz Brand, 63 p?gs.), constituye un ejemplo evident?simo de la m?s completa y vergonzosa bancarrota de la II Internacional, de esa bancarrota de que hace tiempo hablan todos los socialistas honrados de todas las naciones. El problema de la revoluci?n proletaria pasa ahora pr?cticamente al orden del d?a en bastantes pa?ses. De ah? que sea imprescindible analizar los sofismas de Kautsky, propios de un renegado, y ver c?mo abjura por completo del marxismo.

Pero ante todo hay que subrayar que quien escribe estas l?neas, desde el mismo principio de la guerra, ha tenido que indicar muchas veces que Kautsky hab?a roto con el marxismo. A ello estuvo consagrada una serie de art?culos, publicados de 1914 a 1916 en Sotsial-Demokrat [1] y Kommunist [2], que apare c?an en el extranjero. El Soviet de Petrogrado ha reunido estos art?culos y los ha editado: G. Zin?viev y N. Lenin, Contra la corriente, Petrogrado, 1918 (550 p?gs.). En un folleto publicado en Ginebra en 1915, y traducido tambi?n entonces al alem?n y al franc?s[3], dec?a yo del "kautskismo":

"Kautsky, autoridad suprema de la II Internacional, constituye un ejemplo sumamente t?pico y claro de c?mo el reconocer el marxismo de palabra condujo, de hecho, a transformarlo en 'struvismo' o en 'brentanismo' (es decir, en la doctrina liberal burguesa que admite una lucha de 'clase' no revolucionaria del proletariado, lo que han expresado con especial claridad el escritor ruso Struve y el economista alem?n Brentano). Lo vemos tambi?n en el ejemplo de Plej?nov. Con manifiestos sofismas se castra en el marxismo su alma revolucionaria viva, se reconoce en ?l todo, menos los medios revolucionarios de lucha, la propaganda y la preparaci?n de estos medios, la educaci?n de las masas en este sentido. Kautsky, prescindiendo de ideolog?as, 'concilia' el pensamiento fundamental del socialchovinismo, es decir, el reconocimiento de la defensa de la patria en la guerra actual, con una concesi?n diplom?tica y ostensible a la izquierda, absteni?ndose al votarse los cr?ditos, declarando verbalmente su oposici?n, etc. Kautsky, que en 1909 escribi? todo un libro sobre la proximidad de una ?poca de revoluciones y sobre la relaci?n entre la guerra y la revoluci?n; Kautsky, que en 1912 firm? el manifiesto de Basilea[4] sobre la utilizaci?n revolucionaria de la guerra que se avecinaba, se desvive ahora por justificar y cohonestar el socialchovinismo y, como Plej?nov, se une a la burgues?a para mofarse de toda idea de revoluci?n, de toda acci?n dirigida a una lucha efectivamente revolucionaria.

La clase obrera no puede realizar su objetivo de revoluci?n mundial si no hace una guerra implacable a esta apostas?a, a esta falta de car?cter, a esta actitud servil ante el oportunismo, a este inaudito envilecimiento te?rico del marxismo. El kautskismo no ha aparecido por casualidad, es un producto social de las contradicciones de la II Internacional, una combinaci?n de la fidelidad al marxismo de palabra y de la subordinaci?n al oportunismo de hecho" (G. Zin?viev y N. Lenin, El socialismo y la guerra, Ginebra, 1915, p?gs. 13-14).

Prosigamos. En mi libro El imperialismo, la m?s nueva etapa del capitalismo escrito en 1916 (aparecido en Petrogrado en 1917), analizaba yo en detalle la falsedad te?rica de todos los razonamientos de Kautsky sobre el imperialismo. All? citaba la definici?n que da Kautsky del imperialismo: "El imperialismo es un producto del capitalismo industrial en un alto grado de su evoluci?n. Se caracteriza por la tendencia de cada naci?n industrial capitalista a anexionarse o a someter regiones agrarias cada vez mayores (la cursiva es de Kautsky), sin tener en cuenta las naciones que las pueblan". Hac?a ver tambi?n que esta definici?n es absolutamente falsa, que es "adecuada" para encubrir las m?s hondas contradicciones del imperialismo, y luego para conseguir la conciliaci?n con el oportunismo. Presentaba mi definici?n del imperialismo: "El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominaci?n de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportaci?n de capital, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de todos los territorios del globo entre los pa?ses capitalistas m?s importantes". Demostraba que la cr?tica que Kautsky hace del imperialismo es incluso inferior a la cr?tica burguesa, filistea.

Finalmente, en agosto y septiembre de 1917, es decir, antes de la revoluci?n proletaria de Rusia (25 de octubre - 7 de noviembre de 1917), escrib? El Estado y la revoluci?n. La doctrina marxista del Estado y las tareas del proletariado en la revoluci?n, folleto aparecido en Petrogrado a principios de 1918. En el cap?tulo VI, de esta obra, que lleva por t?tulo El envilecimiento del marxismo por los oportunistas, presto una atenci?n especial a Kautsky, demostrando que ha desnaturalizado por completo la doctrina de Marx, suplant?ndola por el oportunismo, "que ha renunciado a la revoluci?n de hecho, acat?ndola de palabra".

En el fondo, el error te?rico fundamental de Kautsky en su folleto sobre la dictadura del proletariado, consiste precisamente en que desvirt?a de un modo oportunista la doctrina de Marx sobre el Estado, en las formas que he expuesto detalladamente en mi folleto El Estado y la revoluci?n.

Estas observaciones preliminares eran necesarias porque prueban que he acusado p?blicamente a Kautsky de ser un renegado mucho antes de que los bolcheviques tomaran el Poder y de que eso les valiera la condenaci?n de Kautsky.

0 comentarios:

Publicar un comentario