domingo, 15 de marzo de 2009 | By: Nerea Uzquiano

En el desierto no hay atasccos : Un tuareg en la ciudad - Moussa Ag Assarid-


Moussa lleva el viajar en la sangre. Nacido en el norte de Malí hacia 1975, hijo de padres nómadas y primogénito de una familia de trece hijos, el joven tuareg parte a Francia un buen día en 1999 y cambia los dromedarios de su infancia por el TGV y el metro.

Siempre en movimiento en busca de gente, Moussa describe en esta obra su fascinación y perplejidad ante el mundo occidental que va descubriendo.

Los comentarios y anécdotas que cuenta, como la cama del hotel tan grande que podrían dormir todos los niños de su jaima en ella, el milagro del agua que sale de los grifos, la magia de las escaleras mecánicas...son a un tiempo divertidos y enternecedores, ya demás muy lúcidos, sin ocultar a veces la decepción por cosas como la falta de tiempo y el calor humano.


Opinión personal :

Como opinión personal diré que me pareció un libro divertido e interesante.
Divertido por las anécdotas que cuenta, como cuando creyó que el secador de pelo provocaría un incendio. E interesante porque creo que con este libro podemos aprender muchas cosas, el valor de este tuareg que un día decide abandonar el desierto para conocer mundo y como poco a poco consiguió adaptarse a una cultura totalmente diferente a la suya sin tener que renegar de sus orígenes y también conocer al pueblo tuareg, nómadas y supervivientes, capaces de vivir sin tecnología y en un lugar tan duro como es el desierto.

Por último quiero escribir un párrafo que leí en el libro y me gustó y fueron las palabras que pronunció el abuelo del protagonista:

- En el mundo,todos los hombres tienen algo en común: la palabra. Para comprenderlos y conocerlos,hay que escucharlos. Te adoptarán. Conserva este tesoro y vete adonde quieras en la tierra sin olvidar nunca de donde vienes.

0 comentarios:

Publicar un comentario