viernes, 1 de mayo de 2009 | By: Nerea Uzquiano

La ladrona de libros


No es para tanto; y me explico: ha sido uno de los regalos estrella de estas navidades en cuanto a libros se refiere, pero creo que el éxito es desmesurado para lo que contienen esas páginas.
Comenzaré enumerando los puntos fuertes: el primero, sin lugar a dudas, fue colocar como narradora a la muerte. Es un puntazo, muy original. Es un personaje más, que casi siente y padece todo lo que le sucede a la ladrona de libros. Sin embargo, eso de dar pistas acerca de lo que va a acontecer en el desenlace a doscientas páginas del final argumentando que 'no le importa no mantener la intriga'... ahí creo que se equivocó. La intriga es fundamental en todas las historias, buena parte del interés que provocan se encuentra en ella, si está bien construída es prácticamente una garantía de éxito. Cuántas veces hemos oído decir aquello de: 'y era taaaan predecible'.
Otra cosa que me parece un punto a favor de la novela son las expresiones sin traducir en alemán. Sí, cierto que a continuación viene una aproximación en castellano, pero estas palabras en cursiva en lengua germánica aprortan dinamismo al texto. Luego llegan a cansar un poco.
Este autor crea buenos personajes. Llegan al corazón del lector y si bien no hace que todos sean creíbles, si la mayor parte.
Otro detalle del libro es que transcurre en la Alemania nazi pero sin que ésta característica absorba por completo la trama y sea el centro de todo acontecimento. Claro que es importante, pero tienen más prioridad las relaciones personales.
El estilo de narrar de este joven escritor es un tanto peculiar. Muy, muy simple y con unas metáforas muy 'de andar por casa' que no harán comerse la cabeza al lector. Aquí entra en consideración los gustos de cada uno. A mí personalmente me gusta que me 'hagan pensar', que los autores se luzcan con su léxico, su capacidad de metaforear al estilo de Nabokov, de Prada, Lovecraft...
La historia se vuelve cada vez más trágica y no nos preparan concienzudamente para ello, quieres que acabe bien. Tiene partes tiernas, entrañables, ácidas... algunas historias secundarias están de más, pero en general el argumento me convence.
A mí no me ha llegado del todo porque siento que algo no encaja. Cada vez me vuelvo más exigente a medida que adquiero experiencia lectora, pero sé que a muchos otros les agradará la lectura.
Está claro que narrar catástrofes con niños como protagonistas está de moda. Da un giro de tuerca a la siempre socorrida segunda guerra mundial. No me extrañaría ver 'La ladrona de libros' en la gran pantalla algún día.

0 comentarios:

Publicar un comentario