lunes, 15 de junio de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Germinal


Que un libro esté escrito por Emile Zola nos garantiza que estamos ante una buena obra por lo menos, de ahí a obra maestra, este es el caso de Germinal en mi opinión la obra cumbre de este autor y libro de obligada lectura.
Germinal contiene todos los elementos de la obra de Zola el maestro del naturalismo, nos muestra como siempre la cara más "salvaje" de la realidad. Es un libro de contenido fuerte con episodios desagradables pero de una perfección abrumadora.
Y es también quizás su obra más conmovedora donde los sentimientos de los protagonistas cobran más importancia que sus pasiones más bajas. No nos engañemos, la violencia y el sexo están igualmente presentes de forma dominante pero la sensación de supeditación está muy patente.
Germinal se desarrolla en un pueblo minero, la historia comienza con la llegada a dicho pueblo de Etienne Lantier y los cambios que originará en las vidas de los trabajadores con sus ideas de revolución.
Así Germinal se erige como una narración sobre la lucha de clases entrelazada con historias personales, veremos desfilar por sus páginas las pasiones de varios aldeanos y sus sufrimientos por la pobreza y el duro trabajo en las minas, todo ello en contraposición con la vida cómoda y relajada de los propietarios.
A todo aquel al que le guste Zola que no se lo piense y que lo lea ya, pero también es un buen libro para iniciarse en la obra de este gran escritor uno de los más importantes de siglo XIX.

0 comentarios:

Publicar un comentario