jueves, 25 de junio de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Hamlet


De lectura fluída y agradable, merece mucha la pena acercarse a ella con ganas de leerla, aunque solo sea por tener una idea concreta del mito que ha inspirado tantas otras obras (y algunos desmanes increíbles).
Aunque sólo sea por ver cómo Hamlet JAMAS sostiene una calavera mientras dice ser o no ser (no entiendo por qué puñetas se mezclan el monólogo sobre el suicidio con la escena en la que encuentra la calavera del bufón...en fin, serán cosas de la intensidad dramática)
Aunque solo sea por ver el inteligente uso de los juegos de palabras que hace Hamlet (what's the matter /between who?) completamente perdidos en la traducción.
Aunque solo sea por descubrir el juego de los sentidos (el olor, el sonido, el tacto...) que tan magistralmente se usan
Aunque solo sea por ver teatro dentro del teatro.
Aunque solo sea por sentir horas de verdadero placer leyendo algo magnífico

0 comentarios:

Publicar un comentario