martes, 23 de junio de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Macbeth


Desde que unas brujas le descubren el futuro hasta que muere víctima de sus intrigas, Macbeth es uno de los personajes más atrayentes de todos los creados por Shakespeare. Atrapado entre su ambición y su código moral, Macbeth encadena una serie de asesinatos que le van alejando cada vez más de los que le rodean y le convierten en un ser cruel, sanguinario y aterrador.
Junto a él, su no menos perversa esposa, cuya ambición no conoce límites, le empujará a entrar en el universo del horror.
A medida que avanza la obra, Shakespeare nos muestra las consecuencias de los actos impíos y no podemos evitar sentir como propios la angustia y los remordimientos de Macbeth y su mujer. El tema de la confianza, y cómo esta es destruida, es el eje de la acción.
La más corta de las tragedias shakesperianas es asimismo la más intensa e impactante por la gravedad de los temas abordados y la crudeza con que se muestran.

1 comentarios:

Laube dijo...

Siempre he encontrado muy alentador a Shakespeare, porque sus historias son como si fueran contadas hoy en día.
Estoy de acuerdo en que la traición de la confianza es un tópico muy recurrente en su obra y especialmente en Macbeth.
Creo que a tod@s nos atrapa justamente porque tod@s nos sentimos identificados con el traicionado... Volveré a leerlo para rememorarlo.
Un besote

Publicar un comentario