sábado, 20 de junio de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Otelo


Lo que hace Shakespeare es elevar las pasiones hasta el punto de convertirlas en arte al traspasarlas al papel de su obra literaria.
En este caso, William utiliza los celos para mostrar una humanidad que a todos nos es afín.
Una lectura amena y entretenida, aunque también es muy recomendable verla en teatro, que para ello se compuso.
Un gusto exquisito por la literatura y las palabras, que después de tantos años y valoración han conseguido trasmitir laas traducciones.
Así, recomiendo leer este autor, poco a poco, pues es más admirable leer sus obras intercalando otras, paraa poder apreciar su valor.

2 comentarios:

Ines dijo...

Hola amigos literatos... siguiendo un comentario de John (Table), llegué a ustedes, y me ha gustado mucho leeros. Los felicito y me hago su fan...

Estaré encantada si deseais visitarme.

Besos

I.
Historias eróticas

Taller Literario Kapasulino dijo...

Nerea, excelente reseña del libro. A mi me gusto pero no tanto. Nose que me pasa con Shakespeare que mucho no me gusta...

Publicar un comentario