jueves, 2 de julio de 2009 | By: Nerea Uzquiano

El cuervo


El cuervo (The raven en inglés) es la composición poética más famosa de Edgar Allan Poe. Fue escrito en 1845. El poeta describe la angustia que le produce la muerte de su amada. Esa angustia la encarna un negro cuervo que, tras ser interrogado, responde una y otra vez: Nunca más, "Nevermore".
Poema de ritmo obsesivo en el que la angustia se va apoderando del lector, lleno de rimas internas, la aliteración obsesiva de la erre va produciendo un desasosiego parecido al que produciría el roce de las alas de un cuervo al invadir nuestra vida cotidiana.

1 comentarios:

Tagen_Ata dijo...

Me quedaría corta para hablar sobre los relatos de Allan Poe pero me gustaría hacer una alusión a un escritor contemporáneo y bastante conocido, Manuel Rivas, hace casi 7 años escribió un discurso de protesta tras el fenómeno del prestige que dice así:

Manifesto contra Silencio (Manuel Rivas)

Atención. En todas as esquinas da Vía Sacra de Neón hai hoxe un concerto expansivo.

Emitimos acordes contra a adversidade.

Emitimos contra a mercadoría perigosa da mentira.

Emitimos contra a maquinaria pesada da propaganda.

Emitimos contra o rexistro bruto da incompetencia.

Emitimos contra un goberno rancoroso, feo, ameazante.

Emitimos na onda libre dos cans da noite,
na alegre radiofonía secreta das sereas
e na frecuencia do corvo de Allan Poe que peteira en morse a clave que nos une: ¡ Nunca Máis

Rescatamos do naufraxio unha orgullosa bandeira ennegrecida.

Rescatamos os instrumentos de soñar.

Rescatamos os tesouros roubados.

Rescatamos un mascato chamado liberdade.

Rescatamos o cormorán cristado da dignidade.

Rescatamos as cancións na fonoteca invencible do mar.

E rescataremos a verdade.

A verdade sairá a flote no país das barcas de pedra.

Facemos probas de son coa esperanza.

Atención.
Estamos a emitir ex conxuros solidarios.

Estamos a confortar o noso corazón

e a facer máis forte ao noso pobo.

Porque Galicia non ten prezo. Xa non ten prezo.

Facemos probas de son coa liberdade.
¡Un, dous, tres! ¡Probando! ¡ Nunca Máis !

Publicar un comentario