jueves, 15 de octubre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

El valle de los caballos


Esta segunda parte de la saga de los Hijos de la Tierra narra dos historias paralelas. Por una lado cuenta las calamidades que pasa Ayla después de ser expulsada por el Clan, y por otro lado cuenta como Jondalar y su hermano Thonolan viajan a través de media Europa congelada para llegar hasta donde se encuentra Ayla por una serie de casualidades.
Una vez expulsada del Clan, Ayla decide ir a buscar a gente de su misma estirpe. Pero la empresa no va a ser tan fácil como creía, de forma que decide, casi obligada por la circunstancias, quedarse a vivir en una cueva que encuentra en una valle. Como puede va recogiendo suministros y víveres para pasar el invierno que se va acercando. La soledad que siente Ayla, acostumbrada a vivir entre gente, la llevara a recoger a una potrilla y a un cachorro de león, alo que criara como si fueran sus hijos.
Por otro lado, Jondalar y Thonolan irán viajando desde su poblado, al sur de Francia, hasta donde se encuentra Ayla, pasando por muchas aventuras y calamidades, convivendo con gente que les acoge de mejor o peor manera, sufriendo accidentes, luchando con animales, enamorandose, enamorando,…
Al final de su viaje, por casualidades de la vida, Thonolan y Jondalar sufren un incidente, en que Thonolan encuentra la muerte. Ayla encuentra a Jondalar malherido junto a su hermano y le recoge y le lleva a su cueva donde le cuida y le trata hasta que se recupera. Entonces empezara una bonita amistad, en la que Ayla enseñara un sin fin de cosas a Jondalar, y Jondalar a ella.
Sin duda este libro es una digna continuación del anterior de la saga, y consigue que te enganches mas si cabe con el personaje de Ayla, y que te vayas enganchando tambien con Jondalar. Es muy entretenido y muy ameno a pesar de ser largo.
Es un libro muy recomendable.

0 comentarios:

Publicar un comentario