lunes, 26 de octubre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Lo que el viento se llevo


Cuando yo era aún una niña, debía tener unos nueve o diez años, mi abuela paterna se cambió de casa y, estando con mi hermana de inspección por nuestro nuevo e inexplorado territorio, encontré un libro. Era un libro grande, con bonitas tapas blancas y duras, hojas finas de canto dorado y, también en dorado, en la portada, unas letras en las que se leía "Lo que el viento se llevó, Margaret Mitchell". Yo era muy pequeña, nunca había oído hablar de ese libro ni de la película homónima, pero me encantaba leer, así que ese libro fué como un regalo al que me apresuré a hacerle los honores o, lo que es lo mismo, a leerlo, y recuerdo que me fascinó el personaje principal, Scarlett O'Hara, que no era bella pero era fuerte, lista y fascinante en todos los aspectos de su personalidad, hasta el punto que no había hombre capaz de escapar al embrujo de su mirada, de su sonrisa o de su palabrería estudiadísima, que lo tenía todo a sus pies, podía hacer lo que quisiera y, sin embargo, era una pobre infeliz enamorada perdidamente del único hombre que, a pesar de creer que sentía algo por ella, nunca podría tener. Me fascinó tanto, creo, que en esa primera lectura fuí incapaz de ver más allá de ella y los demás personajes se quedaron en penumbra, como si no importanran. No obstante, lo cierto es que Lo que el viento se llevó es, en cierto modo, una novela coral, sin secundarios en el sentido más estricto de la palabra, ya que todos los personajes estan perfectamente descritos y definidos, todos tienen entidad propia y ninguno queda descolgado, todos tienen su lugar en la historia. Ahí está Ashley Wilkes, taciturno e intel.lectual, incapaz de ver más allá de sus propias narices, profundamente enamorado de su esposa sin saberlo y honrado hasta la estupidez, y Red Buttler, el más íntegro y consecuente, vividor consciente de serlo, marido entregado, padre extraordinario, Mami, la esclava doméstica, leal a su niña hasta el fin, más allá del deber, y sobretodo Melany, la dulce, bella, culta y abnegada Melany, quizás el personaje más entrañable, bondadoso y tierno de la novela y la única que consigue la felicidad. Aún recuerdo la rabia que me daba Melany en mis primeras lecturas, cuando aun me permitía considerarla una niña estúpida que se dejaba utilizar y mangonear... hasta que comprendí que, en realidad, en su bondad residía su fuerza. Ella, al contrario que su marido, no hace lo correcto porque tenga que hacerlo, porque haya normas que así lo dicten ni nada por el estilo. Ella es buena y honrada y ya está. A ella la quiere todo el mundo, empezando por su marido y acabando por la propia Scarlett, incapaz de querer a nadie más o quizás tan encerrada en si misma que no puede ver a los otros.

1 comentarios:

Anonymous dijo...

amo esa novela y me encanó esta descripción de personajes...

Publicar un comentario