viernes, 20 de noviembre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

La cripta embrujada de Eduardo Mendoza


La primera vez que lo leí debía tener unos 16 años, y en aquel entonces no te lo mandaban en el instituto, lo elegías libremente. Ahora me han comentado que es habitual que lo manden leer en clase, reconociendo que es una gran obra de la literatura en castellano de los últimos años.

Esta novela, para comenzar, está increíblemente bien escrita, con gran dominio del lenguaje, pero bastante sencilla de leer. No te cansa en ningún momento.
Para continuar, tiene un argumento que te engancha desde el principio, y te mantiene en vilo todo el libro. Es de esos de "me engancho y no puedo parar de leer", y por supuesto, con misterio incluido… la desaparición misteriosa de unas niñas en un internado, sin dejar ni rastro.
Para seguir, la descripción del personaje protagonista (cuyo nombre no se revela nunca en la novela) revela un dominio del interior humano magistral. Personaje más cercano a la picaresca que a otra cosa, es el Lazarillo de Tormes moderno. Y si a todo eso le sumas que ya de paso te partes de risa leyéndolo---pero que te partes---, llegamos a la conclusión final: si no te lo has leído, o te lo compras o lo pillas de la biblioteca. En cualquier caso no te arrepentirás.

1 comentarios:

Anonymous dijo...

Que estafa más grande. El libro está bien pero el principio es un poco pesado. Además tampoco es un libro que te mantiene en vilo como aquí dice. Es muy entretenido sí, y gracioso. A mi me gustó pero tampoco exageremos.

Publicar un comentario