domingo, 8 de noviembre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Nombre de torero


Durante los años en que reinaba el nazismo, desapareció de la prisión de Spandau un tesoro de valiosas monedas de oro. Después de que cayera el muro de Berlín, y en los años que vivimos, dos individuos contratan, -- cada cual por su lado --, a dos investigadores que habrán de dedicarse a recuperar el tesoro. Uno de los que tratará de recuperar el botín, que nadie se atreve a reclamar oficialmente, tiene nombre de torero, Juan Belmonte. El otro se llama Frank Galinsky. De acuerdo, la motivación de ambos no es exactamente la misma, pero donde se busca tanto dinero y otras tantas misas sueltas ideológicas, reinará el excelente entretenimiento al que nos ha bien malacostumbrado Luis Sepúlveda.

3 comentarios:

Santiago dijo...

¿Por qué es mal acostumbrado?
¿Puede ser calificado como comercial?

Santa Biología dijo...

Tiene buena pinta, además no he leido nada de éste autor y creo que este libro puede suponer una buena iniciación.

Un saludo

Nicolas Francisco Silva Ormazabal dijo...

si laguien me puede mandar una pagina donde salgan criticas del libro seria bueno porfas pa un trabajo!!! gracias....

Publicar un comentario