miércoles, 25 de noviembre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

Segura


La villa de Segura se fundó el año 1256 por mandato del rey de Castilla Alfonso X El Sabio, siguiendo un plan defensivo; de ahí que surja como villa amurallada.
En las causas de la fundación de la villa influyó el hecho de que Segura hacía frontera con Navarra y era paso obligatorio para cruzar la provincia desde la meseta a la costa.
Segura alcanzó gran importancia entre los años 1384 y 1615, época en la que se anexionaron varios de los municipios de los alrededores. Nos da idea de la importancia que tuvo el echo de que Segura fue uno de los 18 municipios donde se celebraban las Juntas Generales de Guipúzcoa; la grandeza de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, y, el que en el año 1491 recibió el privilegio de los Reyes Católicos de celebrar ferias todos los martes durante 25 años.
Los verdaderos enemigos de Segura fueros los incendios que sufrió a lo largo de su historia, como el del año1422 en el que se quemaron todos los edificios existentes menos la Iglesia y el del año 1645 en el que se quemaron 37 casas.
En el siglo XVIII se inicia el declive de Segura cuando la Corona de Castilla promovió la realización de un Camino Real de coches que apartó a Segura de los ejes comerciales más importantes, por sus vecinos que se negaron a que pasase por la misma el ferrocarril y por la crisis de las ferrerías, pilar importante de la economía de la época.
En la actualidad conserva su casco almendrado donde sus casas solariegas de los siglos XVII-XVIII en su gran mayoría junto con la grandeza de la Iglesia Parroquial y el Convento hacen que en esta villa se viaje en el tiempo.
Fuera del casco podemos disfrutar de diversas instalaciones deportivas y lucrativas, así como de un entorno paisajístico privilegiado.

1 comentarios:

Virginia dijo...

Tiene que ser un lugar impresionante...me gustaria algun dia visitarlo.
Besos.

Publicar un comentario