martes, 8 de diciembre de 2009 | By: Nerea Uzquiano

El afgano, de Frederick Forsythe


La trama trata de un infiltrado en las huestes o células de Al Qaeda, que organizan y llevan a cabo los departamentos de espionaje y contraespionaje de Estados Unidos e Inglaterra, en sus colaboraciones antiterroristas.
El protagonista es un militar inglés, que en su niñez vivión en Pakistán y que domina el pastún y las costumbres y conoce toda la orografía de Afganistán y Pakistán, con el fin de poder confundir y pasar totalmente como un talibán a todos los controles de seguridad de Al Qaeda, incluído su jefe, Bin Laden , con quien tuvo la ocasión de coincidir fugazmente en las montañas de Tora Tora.
El autor es un maestro para mezclar todos los entornos por más distantes y distintos que sean para hacer un cóctel de situaciones y participación de entidades y personajes que crean una compleja trama hasta su final...., que no voy a desenmascarar.
Realmente sorprende el manejo de informaciones sobre elementos tecnológicos que son utilizados desde aviones, barcos, submarinos y satélites, todos ellos al servicio de analizar y desmenuzar cualquier indicio que pueda aportar datos tanto de terroristas activos como de células durmientes en espera de acciones posteriores.
La estrategia terrorista es también muy alambicada y se ve que dispone de recursos e inteligencia para planificar y llevar a cabo acciones terroristas en cualquier lugar del mundo, con personas dispuestas a morir por el premio de un cielo lleno de vírgenes como recompensa....
Cuestión aparte de la finalidad del libro de poner sobre la mesa el peligro de atentados terroristas, me ha sorprendido la facilidad de recursos que tienen la s grandes potencias para controlar todos nuestros movimientos mediante la tecnología y los servicios de comunicación. El Gran Hermano es más que una profecía, es un hecho que nos tiene a todos controlados y que al mismo tiempo que sirven para prevenir pueden ser utilizados por personas con pocos escrúpulos y mínima ética para otros menesteres no tan honrosos.

0 comentarios:

Publicar un comentario