domingo, 17 de enero de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La ecuación jamás resuelta




¿Qué tienen en común la música de Bach, las fuerzas básicas de la naturaleza, el cubo de Rubik y la elección de pareja? Todos están gobernados por las leyes de la simetría, que conectan la ciencia y el arte, el mundo de la física teórica y el mundo cotidiano en el que vivimos. Y, sin embargo, el "lenguaje" de la siemtría surgió de la fuente más impensable: una ecuación irresoluble.

A lo largo de la historia, los matemáticos fueron resolviendo progresivamente ecuaciones algebraicas cada vez más complejas, hasta que toparon con la ecuación de quinto grado. Durante varios siglos se resistió a ser resuelta, hasta que dos prodigios matemáticos -el noruego Henrik Abel y el francés Évariste Galois-, que vivieron en pleno romanticismo y murieron jóvenes y en circunstancias trágicas, descubrieron que no podía resolverse con los métodos al uso y debía ser afrontada con nuevos ojos...

Este libro es la apasionante narración de cómo dos matemáticos se enfrentaron a una ecuación que se resistía a ser resuelta, cómo su gesta abrió nuevas perspectivas matemáticas y ayudó a entender las "leyes" de la simetría, cuya aplicación desborda el mundo de las matemáticas y de la física y llega a la naturaleza y al arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario