miércoles, 20 de enero de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La mano que oculta la voz


La mano que oculta la voz.
La voz que silencia los dedos.
Los dedos clavados al grito
que ejecuta la mano.
El poema impreciso.
La mudez que otorga.
No el silencio del que calla,
sino, en todo caso, la renuncia
que nos vuelve frágiles y tolerantes.
La mano mutilada.
La voz de nadie.

Baldo Ramos

0 comentarios:

Publicar un comentario