domingo, 28 de febrero de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Jane Eyre

Singular desde su complicada infancia de huérfana, primero a cargo de una tía poco cariñosa y después en la escuela Lowood, JANE EYRE logra el puesto de institutriz en Thornfield Hall, para educar a la hija de su atrabiliario y peculiar dueño, el señor Rochester. Poco a poco, el amor irá tejiendo su red entre ellos, pero la casa y la vida de Rochester guardan un estremecedor y terrible misterio.

1 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Buen texto, un placer leerte.
feliz semana
un abrazo.

Publicar un comentario