miércoles, 31 de octubre de 2012 | By: Nerea Uzquiano

A comer castañas

Hoy víspera de todos los santos, en Catalunya es típico comer castañas, así que yo os dejo varias formas de poder asarlas, de manera limpia.

 En casa, usando el horno: (Yo me he decidido por este metodo)
Una excelente y limpia manera de asar castañas en casa es empleando el horno. Para ello debemos lavar los frutos con un chorro de agua fría y rajarlos a lo largo para que puedan ser pelados sin dificultad una vez asadas. A continuación las mojamos y las colocamos húmedas en una bandeja de horno. Se precalienta el horno durante diez minutos a 270 grados. Después se coloca la bandeja y se hornea a 180 grados durante 25 minutos. Para que conserven el calor más tiempo es adecuado colocar las castañas asadas envueltas en doble capa de papel de periódico.
 Al aire libre o en la cocina, con el gas
Aunque el método tradicional para asar castañas usando gas es mediante una sartén agujereada, un método mas limpio y práctico consiste en aprovechar una lata vacía metálica de conservas, como, por ejemplo, de tomate frito. Para ello, se toma la lata limpia y seca y se perforan algunos agujeros por su parte inferior. Con un martillo y un destornillador es sencillo crear cuatro o cinco orificios. Las castañas se lavan y abren a lo largo y se introducen en la lata agujereada, la cual se coloca sobre el fuego del gas, que se pone a máxima potencia. Con ayuda de unas pinzas para agarrar tizones se coge la lata para removerla de vez en cuando y facilitar el asar castañas. Las llamas entran por los agujeros de la lata y van tostando los frutos. Al terminar las vamos depositando sobre papel de periódico, para que conserven el calor, y podemos echar más en la lata para seguir asando más castañas.
 En placa vitrocerámica
Aunque las placas vitrocerámicas no permiten asar castañas usando sartenes agujereadas, existen otras maneras de conseguirlo. Para ello se precisa una sartén grande apta para vitrocerámica y añadir unas gotas de aceite de girasol, lo justo para mojar el fondo. A fuego medio, secas, rajadas y tapadas, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera, se logra asar castañas.

Leyenda para Julia

Para Julia, hija de Marisa, con mucho cariño.

 Cuenta una leyenda que una niña que estaba por nacer, le dijo a dios: me dicen que me vas a mandar a la tierra, pero...
 ¿ como vivir tan pequeña e indefensa como soy? Entre muchos angeles escogí uno para ti, que te esta esperando: él te cuidará....
 Pero dime, aquí en el cielo, no hago mas que cantar y sonreír  eso basta para ser feliz.   Tu angel te cantarará, le sonriras todos los días y tu sentirás su amor y seras feliz.
 y ¿como entender cuando la gente me habla, si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres? TU ANGEL TE DIRÁ LAS PALABRAS MAS DULCES Y MAS TIERNAS QUE PUEDAS ESCUCHAR Y CON MUCHA PACIENCIA Y CARIÑO TE ENSEÑARA A HABLAR.
He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quien me defenderá?? Tu angel te defenderá aun a costa de su propia vida¡¡¡
 En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y la niña presurosa repetía nuevamente: Dios mio, si ya me voy dime su nombre....¿como se llama mi angel? SU NOMBRE NO IMPORTA....., tu le dirás: MAMÁ.

Espero que os guste mucho a los tres, familia.

Halloween

Es el final del verano
y la cosecha termina
es el alma que alucina
al espíritu lejano

El regreso de los muertos
sin duda ha de suceder
las tumbas se han de romper
es lo seguro, lo cierto

El negro de noche oscura
naranja de amanecer
harán trizas su poder
la casa estará segura

Los dulces y la comida
provocaran su atención
es festejo de ilusión
celebración atrevida
miércoles, 10 de octubre de 2012 | By: Nerea Uzquiano

Tres años sin ti


Mi bonita y querida madre
Hace tanto que no te veo,
Hace tanto que no estás con nosotros,
A pesar de todo yo aun te siento…
Esa alegría y carisma
Que me transmitiste en mi niñez,
Son cosas que aun recuerdo
Ahora en mi madurez
Como quisiera poder hablar
De lo que estoy pasando hoy en día,
Y recibir esos consejos,
Como antes los recibía…
Parece que te has ido de viaje…
Te cuento que vas a ser abuela
Tres años después de tu ida,
Ahora que tu ya no estas
La vida me ha enviado el mayor regalo,
Tu me has enviado el mayor regalo,
La felicidad que siento se empaña porque tu no estas
Porque tú no le vas a conocer.
Que fea manía la nuestra de irnos tan jóvenes.
A veces cuando lo pienso, aun me enfado contigo.
Te pedí que no te fueras
Que lucharas como llevabas tantos años haciéndolo
Yo se que tu podías hacerlo.
Pero creo que aunque me escuchaste, estabas cansada.
Cansada de tantos años de enfermedad y lucha.
Decidiste tirar la toalla
¡Qué injusto madre! Yo aun no estaba preparada.
No le vas a ver nacer, ni le podrás enseñar a caminar.
No podrás coger su mano en el camino de la vida.
Tres años madre y me haces tanta falta todavía…
Seré yo quien deba guiarle, con tu ayuda.
Le contare quienes fueron sus abuelos.
Lo que lucharon por sacar adelante a su familia
Le contare que fuiste una mujer fuerte
Un roble que nos sujeto en los peores momentos
Una rosa que seco nuestras lágrimas siempre que lo necesitamos.
Sé que tendrá tres ángeles cuidándole,
Sé que velarais por el desde donde estáis.
Allí donde estés ama, no hay un día que no te recuerde
Y tu nieto, aunque no te pueda conocer en persona,
te conocerá y querrá tanto como se que tu le vas a querer a el.