miércoles, 27 de octubre de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Celos

Tengo celos de tu almohada,
Porque ella puede sostener tus sueños, apreciar tus ilusiones y acariciar tus pensamientos…

Tengo celos de tu cobija,
Porque ella puede abrazar tu cuerpo, sentir cada latido de tu corazón, percibir tu calor y Abrigar tus miedos y temores…

Tengo celos del agua que cae del cielo cuando llueve,Porque se que ella es capaz de rozar todos tus sentidos y provocarte escalofríos, Estremeciendo todo tu ser…

Tengo celos del sol,
Que al nacer en el horizonte cada mañana y al perderse en el ocaso infinito cada tarde te impregna de esa energía, irradiando cada centímetro de tu cuerpo e inyectándote las venas de la fascinante inspiración que acaricia tu alma…

Tengo celos de la razón de tu reír,
Por provocar tu maravillosa sonrisa, porque se que puede admirarla, apreciar la mágica brisa y ese aroma único que se desprende de tu ser, cuando sonríes…

Tengo celos de tu espejo,
Porque el tiene el fascinante poder de encontrarse cada día con la luz que irradia tus Esplendidos ojos, porque se que el puede descubrir extasiado la infinita magia que se Desprende de tu enigmática y sublime mirada…

Tengo celos de la luna,
Porque en su majestuoso plenilunio, es la causante de arrebatar tu fascinación en medio de la constelación de estrellas que la acompañan, robándote ese maravilloso suspiro que se desprende de ti y se transforma en un inexplicable susurro de la noche…

.

0 comentarios:

Publicar un comentario