sábado, 3 de abril de 2010 | By: Nerea Uzquiano

La noche perfecta

Lo conoció en un bar, no necesitaron palabras. Sus miradas hablaron por ellos.Sin una sola palabra salieron a la calle, la pasión y el deseo hablaban por ellos.

En aquella habitación las manos recorrieron sus cuerpos con pasión. Con cada beso, con cada caricia... pintaban un perfecto cuadro, esculpían la más maravillosa de las esculturas.

La perfección de aquella noche termino con la luz del día. Cuando ella despertó el no estaba. Dudaba si había sido un sueño.

Una rosa sobre su cama le dijo que no, no había sido un sueño. Había sido la noche más perfecta con el final más perfecto.



Un bello recuerdo no estropeado con palabras ni reproches. Un hermoso recuerdo que les acompaño toda la vida.

1 comentarios:

carlos guerrero dijo...

Sobre todo el final es perfecto.

Un beso

Publicar un comentario