domingo, 14 de febrero de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Asesino sin rostro

La calle estaba oscura mientras ella corría sin cesar. Los pasos se acercaban de manera sigilosa. Los sentía a su espalda.

Por mas que corría no lograba alejarse de unos pasos que daba la sensación no necesitaban esfuerzo alguno para alcanzarle.



El callejón cada vez lo notaba mas oscuro y siniestro, sabia que su fin iba a llegar, pero aun así todo en ella parecía revelarse contra esa obviedad.



Repaso su vida mentalmente. En unos minutos que le parecieron horas su vida paso secuencia a secuencia por su mente. Lloro de impotencia recordando cuantas cosas iba a dejar a medias y cuantas palabras se le habían quedado por decir.



Sus fuerzas comenzaban a flaquear. Su carrera ya no era tan rápida y los pasos que le seguían cada vez eran mas cercanos.



Finalmente se dejo caer. Ya no tenia sentido seguir corriendo intentando escapar de lo inevitable.



Unas manos se cerraron sobre su garganta mientras unos ojos negros se posaron en los suyos.



Ni una palabra, ni un motivo, ni tan siquiera un rostro al que maldecir.



Iba a morir en aquella oscura calle sin saber el porque ni quien.



Aquel asesino quedaría impune y tropezaría con otra victima años mas tarde.



Mientras el ultimo aliento escapaba de su boca, Maria lloro en silencio esperando el final. Su propio final.



Finalmente y cuando vio que su cuerpo yacía sin vida dijo:



- Yo te maldigo asesino sin rostro, yo te maldigo criminal que me arrancas la vida antes de que esta comience. Yo te maldigo en mi nombre y en nombre de tu próxima victima.

2 comentarios:

Conspicuo y Perspicuo dijo...

Hola Nerea.
Parabienes por tu excelente BLOG.
Muchas gracias por seguir el blog "Conspicuo y Perspicuo". Si deseas puedes visitar el blog "Colofón".
Besos y abrazos desde Guayaquil_Ecuador.
Dios te bendiga por siempre.
Atte,

Conspicuo y Perspicuo

Nerea Uzquiano dijo...

Hola
Encantada de tenerte por aqui. Nos seguimos.

Publicar un comentario