viernes, 15 de octubre de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Para Scrow con mucho cariño

Entre rosas y espinas
se resbala la vida,
construyendo caminos
de encontrados momentos
espinas que profanan
la adolorida carne,
y rosas que embellecen
dulces horas de calma.

¡Puede más una rosa
que cien espinas!
un capullo de ellas,
bien vale mil espadas;
la dicha, que se logra,
por sobre los escollos,
es feliz horizonte
de una vida lograda.

Por eso, no te duelan
las espinas clavadas,
aunque llaguen tu piel
y trastoquen tu calma,
si al final de la senda
hay una aurora blanca,
como una rosa roja
asilada en tu alma.

0 comentarios:

Publicar un comentario