viernes, 15 de octubre de 2010 | By: Nerea Uzquiano

Solo yo

Por favor, cierra la puerta al salir y no te preocupes por lo que dejas atrás, porque haces parte de una historia pasada, de un ayer que simplemente quedó plasmado en una página de tu vida.

No me mires así con lástima, prefiero recordar tu mirada con el brillo que reflejaban los momentos que juntos compartimos, donde aún nos hablábamos sin pronunciar palabra, donde nuestras sonrisas eran cómplices y los roces de nuestra piel hacían despertar emociones desconocidas para los dos.

Aún me pregunto en que momento nuestras almas se despidieron, en que parte del camino te perdí, ¿Dónde los sueños e ilusiones dejaron de ser de los dos? ¿O quizás no tuvimos ninguno en común?

No... no por favor, no trates de secar mis lágrimas con tu mano, deja simplemente que broten y se deslicen una vez más, quizás estas sean las últimas que me permita brotar por ti, los motivos que las ocasionaban se irán contigo, ya no existirán largos dias esperando a que llegues para que me brindes tu compañía o el calor de tu cuerpo, ya no habrán palabras vacías que se repitan en mi mente como películas una y otra vez...

Te amo aunque tenga que decirte adios. Aunque esta despedida me mate por dentro, tengo que dejarte ir. Mereces ser feliz aunque tenga que ser sin mi. Te voy a amar siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario